Diferencias entre Brackets u ortodoncia invisible

Un aspecto que caracteriza a nuestra sociedad a día de hoy es la tendencia a mantener un buen aspecto físico y un estilo de vida saludable. Y, ¿a quién no le gusta tener una sonrisa bonita? En un momento en el que se le da tanta importancia al aspecto físico, son cada vez más los pacientes que acuden a Nart Clínica dental preguntando por tratamientos estéticos, destacando de entre todos ellos, la ortodoncia.

Habitualmente, cuando pensamos en ortodoncia nos viene a la mente el típico estereotipo de  sobrino, hermano pequeño, hijo o conocido que se encuentra en plena pubertad y que lleva los típicos brackets metálicos. Afortunadamente, en el mercado nos podemos encontrar diferentes tipos de materiales como pueden ser los brackets de cerámica o bien las placas de Invisalign que hacen que aumente el número de adultos que deciden someterse a un tratamiento de ortodoncia que, cada vez es más cómodo y pasa más desapercibido.

La ortodoncia es uno de los tratamientos dentales más habituales entre la población cuya función principal es alinear los dientes. El método tradicional para hacerlo son los conocidos “brackets” pero ahora han aparecido nuevas técnicas para facilitar la vida del paciente cuando se realiza este tratamiento.

Uno de los principales dilemas con los que se encuentran los pacientes cuando quieren realizar se una ortodoncia es si decantarse por un método tradicional o bien por uno más novedoso y actual como podría ser la ortodoncia invisible. En Clínica Dental Nart de Barcelona os ofrecemos las principales diferencias entre ambos tratamientos para ayudaros a elegir qué técnica es la más adecuada en función de vuestras necesidades.

En primer lugar, vamos a hablar sobre el método más tradicional y popularmente conocido de ortodoncia, los “brackets”. Los brackets son unas piezas metálicas que se adhieren al diente en una posición e inclinación concreta junto a un arco que atraviesa toda la arcada para garantizar los correctos movimientos con la finalidad de alinear las piezas dentales.

Un inconveniente de éste tratamiento podría ser la aparición de llagas. Además, te limita en la ingesta de determinados alimentos más duros. Además, el hecho de tener aparatología fija en la boca dificulta la manutención de una buena higiene bucal.

Por último, el motivo por el cual es la opción más rechazada por la gran mayoría de los adultos es por el  factor estético.

Via | nartclinicadental

Share: