¿Para qué sirve el flúor dental y cuánto se puede administrar?

Desde que en la primera mitad del siglo XX se descubriera la relación entre el consumo de flúor y la reducción de la caries, los dentistas hemos recomendado a nuestros pacientes el uso de pastas de dientes y enjuagues con flúor.

Y es que el flúor protege la superficie externa del diente, es decir, el esmalte, de los ataques de las bacterias que se encuentran en la boca.

Dicho todo esto, vamos a detallar exactamente qué es el flúor y cómo podemos usarlo para prevenir la aparición de la caries dental.

¿Qué es el flúor?

De manera general, podemos decir que el flúor es un elemento químico que está situado en el grupo de los halógenos de la tabla periódica de los elementos. Su símbolo es F.

El flúor se encuentra de manera habitual en la naturaleza. Por ejemplo, puede estar presente en depósitos naturales de agua, como en los mares y océanos.

Sin embargo, también se debe señalar que, en forma pura, el flúor es un elemento muy peligroso. De hecho, en contacto con la piel causa graves quemaduras.

¿Para qué se utiliza el flúor en Odontología?

El flúor tiene diferentes aplicaciones. Uno de los usos más frecuentes se da en Odontología.

Y es que este elemento está presente en diferentes pastas dentales y colutorios.

Dicho todo lo anterior, resulta extraño pensar que nos lavemos los dientes con este elemento.

Sin embargo, es importante puntualizar que los productos destinados al cuidado y la salud bucal no contienen flúor en estado puro, sino compuestos como el fluoruro de sodio.

¿Cómo previene la aparición de caries?

El flúor ayuda a remineralizar y fortalecer el esmalte de los dientes.

De esta manera, consigue hacer nuestras piezas dentales más resistentes ante las agresiones de las bacterias que están presentes en la boca.

Dichas bacterias son las causantes de la caries dental, una de las enfermedades más frecuentes entre la población que solamente es superada en prevalencia por el resfriado común.

Via | Blog

Share: