¿Se te ha caído tu corona dental?

En ocasiones, la corona se cae sin roturas, simplemente porque el cemento con la que ha estado adherida al diente ha dejado de ser eficaz. Esta es una buena noticia. Si es tu caso, lo ideal sería acudir a un dentista en tu ciudad con el que estés familiarizado y puedas pedir cita rápida. Prioritario en esta situación es que el diente no quede expuesto, ya que al estar tallado carece de la capa del esmalte que lo recubre siendo más sensible al ataque de bacterias, así como a una posible fractura mientras comes. Si no puedes tener una cita inmediata, existen cementos dentales temporales de uso intraoral, con el que podrás tener una solución transitoria y colocar la corona en su sitio.

Las coronas dentales son una protección extra que se le da a la pieza dental endodonciada (generalmente) ya que pierde vitalidad y resistencia. Cuando la reconstrucción dental o empaste, tiene que reproducir gran porcentaje de la anatomía dental, uno de los mayores riesgos es la fractura de la pieza, ya que la estructura cede ante las fuerzas masticatorias. En estos casos la corona o funda sirve de barrera entre el diente y las fuerzas externas.

Para recibir a la corona, la pieza dental necesita ser tallada de una manera concreta, para lo que se recurre a pernos o empastes que ayuden a conseguir la estructura ideal. Es importante ya que la corona encajará en la pieza dental tallada, como si se tratase de un casquillo, dejando espacio únicamente para albergar el cemento dental que servirá de unión entre ambos elementos. El objetivo es que no se filtre saliva ni bacterias por debajo de la corona ya que sería motivo de formación de caries. En dependencia del estado de la pieza y la corona, habrá que descartar presencia de inflamación del tejido blando u otras patologías que requieran uso de antibióticos específicos para infecciones dentales. Las caries debajo las coronas son difíciles de diagnosticar por dos motivos. Uno es que la propia corona impide la exploración tanto visual como radiológica y el segundo es la insensibilidad del diente al estar endodonciado, no causando molestias que puedan alertar de la presencia de una caries.

En casos en que la caries es muy profunda o la reconstrucción se fracture, la pieza dental puede romperse y la corona se caerá llevando consigo parte del diente y de la reconstrucción. Estos casos son complicados y deben ser atendidos por un dentista a la mayor brevedad posible. En algunos casos puede recuperarse la estructura del diente y volver a colocar la corona, pero dependerá del diagnóstico del dentista.

Share: